Cómo maldecir a una persona

¿Cómo maldecir a una persona? Las maldiciones han existido desde el comienzo de la historia. El daño que desata esta palabra va acompañado de destrucción, incluso se le llama la palabra profana e indecible.

Se entiende por maldición lo contrario de bendecir a una persona. Esto implica usar el poder negativo que produce esta palabra para dañar y destruir a otro. Es un hechizo muy peligroso, porque cada palabra viene acompañada de malos deseos. Todo el daño que produce al otro puede devolverse muy fácilmente porque marca sus destinos y su descendencia.

Cómo maldecir a una persona

¿Qué Materiales necesitas para hacer este hechizo?

  • Una sartén con una tapa
  • Aceite de cocina
  • Un trozo de papel
  • Tijeras negras

Cómo proceder:

  1. Relájate y libera tu mente de pensamientos negativos.
  2. Usa el trozo de papel para dibujar una figura humana en ella y recórtala con las tijeras.
  3. En la imagen, escriba la inicial del nombre de la persona y la inicial del apellido de la persona.
  4. Pon el aceite en la sartén y prende al fuego.
  5. Cuando el aceite esté caliente, arroje la figura de papel a la sartén y cierre inmediatamente la tapa.
  6. Mientras la figura se fríe en aceite, cierra los ojos e imagina a la persona que está sufriendo mucho.
  7. Luego de eso, apague el fuego y cuando el aceite se haya enfriado, tome la figura.
  8. Ve y entierra la figura cerca de la tumba de un hombre que sufrió severamente en su vida.

¿Por qué las maldiciones a veces no funcionan?

Las personas buenas o que tienen buen corazón, no pueden ser maldecidas. En caso de intentarlo termina haciendo que se devuelva el hechizo con hasta el triple de fuerza para quienes invocan. Cada maldición proviene de las energías malignas que habitan la tierra. Es lo que le da tanto poder y que se puedan hacer a distancia.

Aunque no lo parezca la vida es muy justa para los que hacen el bien y para los que hacen el mal.



Por tanto, lo que desees tarde o temprano te será devuelto. La forma de maldecir a una persona está limitada por algunas de las restricciones que se detallan a continuación:

  • Las maldiciones no son tan poderosas para matar a una persona, pero cambian su suerte.
  • Cuando maldigas, debes hacerlo en privado. De lo contrario también caerá sobre las personas que ven, están presentes u oyen. A menos que sean insectos, animales o naturaleza.
  • Lo más importante es reconsiderar si esa persona realmente merece pagar por un acto tan peligroso, como una maldición.

Debemos ser muy responsables y considerar todas las palabras que salen de nuestra boca de manera negativa. Porque al maldecir a una persona estás condenando a alguien a la desgracia. Muchas personas maldicen a las personas y estas mueren más tarde y asumen que están pagando todo donde están.

Sin embargo, estas personas deben haber encontrado el perdón de alguna manera para quedarse en un segundo plano. De lo contrario, seguirían viviendo pagando las consecuencias de una vida maldita.



Una vez perdonada la maldición, se devuelve a quien la declaró o, en este caso, a su decendencia.

Lógicamente, ya que maldecir es condenar a alguien a la miseria, la desgracia y la destrucción. Y finalmente, la vida devuelve todo aquello que se desea.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EL GRAN LIBRO DE LOS AMULETOS Y TALISMANES DE TODOS LOS SIGNOS ZODIACOS

[completamente GRATIS]
Tan solo indica tu email y dale al botón de DESCARGA
DESCARGA
Respectamos tu Privacidad
close-link