Los Poderes Mágicos del Yeso

El  yeso  es un mineral que actualmente cuenta con múltiples usos y aplicaciones beneficiosas para el cuerpo.

Así como la gran variedad de minerales que existen los cuales, de acuerdo a ciertas creencias, se utilizan para atraer la prosperidad.

Por su parte, el yeso  es un mineral que se encuentra en abundancia en el planeta y que puede encontrar la forma sencilla.

Dándosele diferentes usos que van desde la protección de algún hueso roto del organismo, hasta su uso en construcciones.

¿Qué es el Yeso y como luce?

Al pensar en el yeso , son muchas las personas que imaginan un elemento de color hueso y de aspecto duro.

Sin embargo, eso no es lo que realmente representa el  yeso , el cual es un elemento mineral de gran abundancia.

Este mineral es el más utilizado antiguamente por nuestra humanidad y, de acuerdo a distintos estudios e investigaciones, es el más utilizado antiguamente para las construcciones.

De hecho, este es un mineral que se encuentra en Egipto para la construcción de las famosas pirámides. 

Así como fue utilizado en las decoraciones de los griegos y los romanos con la peculiaridad de mezclarse con estuco.

El nombre de este mineral es proveniente de la palabra griega “Gypsos” y él no cuenta con una gran dureza gracias a su composición química y al contenido en agua, lo cual hace posible que pueda rayarse hasta con las uñas.

En cuanto al aspecto de este mineral, se puede decir que ésta varía pudiendo encontrarse de forma de cristal prismático.

Así como con un gran tamaño de varios metros; estos cristales pueden tener descoloraciones, ser transparentes o incoloros.

¿Donde encontrarlo?

Al ser un mineral abundante, es posible encontrarlo en la naturaleza, específico en ambientes sedimentarios y puede encontrarse en forma cristalizada o anhidra.

Esta última forma cuenta con moléculas de agua, por lo que recibe el nombre de "Piedra de Aljez".

A pesar de recibir un nombre distinto, esta forma del  yeso no es tan específico como la primera forma.

En cuanto a dónde es posible encontrar este mineral en abundancia.

Debemos ubicarnos en aquellos territorios que cuenten con un mar cerca, siendo los países Estados Unidos, Marruecos, España e Italia los mayores productores de  yeso .

También puede encontrarse en Grecia y en Túnez, siendo posible también encontrarlo en las cubetas sedimentarias marinas o ser resultado de la hidratación del sulfato de calcio o por evaporación de aguas marinas.

Usos del Yeso

El yeso es un mineral que ha contactado con distintos usos desde que fue descubierto en la antigüedad, cuando apenas el ser humano estaba descubriéndose, siendo su uso principal el de la construcción.

También es utilizado para unir piezas de mampostería, para moldear figuras y para revestir viviendas;

Todo esto utilizándose en la construcción de edificaciones que se han vuelto importantes para la humanidad como las mencionadas anteriormente.

Se utiliza en la agricultura para poder fertilizar los suelos y limpiar la maquinaria de los metales pesados.

Así como es utilizada en el ámbito de la medicina para ayudar a reparar huesos rotos y en la odontología.

Finalmente, también es un material muy útil en la fabricación de elementos como desodorantes.

Fertilizantes, elementos de relleno de pintura y cal, retardador o como un agente que evita el endurecimiento rápido del cemento.

Formas

Al ser un elemento abundante en la tierra, el yeso cuenta con dos populares formas (más allá de las mencionadas anteriormente), las cuales también tienen sus propias características de provecho.

Estas formas son:

Selenita

Esta forma es la de una piedra caracterizada por ser de cristales largos y la cual puede formarse y crecer juntas formando formas diferentes.

Entre las populares formas que crean al crecer está la de una cola de pescado o la cola de una golondrina.

Así mismo, la selenita es un cristal que surge del yeso utilizado por sus distintas propiedades curativas y para la meditación, siendo de los cristales más elegantes que se podrán obtener.

Específicamente, este cristal es capaz de limpiar el alma y el aura, permitiendo eliminar las malas energías y vibras que rodean a una persona con su peculiar color blanco o traslucido.

Así mismo, este cristal es utilizado para representar distintos elementos como la claridad mental.

Ayudando a calmar la mente y alejarla de los pensamientos negativos. También es utilizada para equilibrar y guiar las emociones.

Finalmente, como se mencionó, este es un cristal con propiedades curativas que se utiliza con aquellas personas que sufren de artritis, cáncer y tumores.

También en quienes no pueden concebir un embarazo y en quienes sienten fatiga.

Rosa del Desierto

Esta es una de las formas más hermosas en las que puede encontrarse el yeso y se trata de un cristal que pertenece a la familia de la selenita e igualmente cuenta con propiedades curativas y beneficiosas para las personas.

En cuanto a las propiedades de este mineral, podemos destacar que estimula la percepción telepática.

Siendo ideal para tratar problemas de ansiedad en algunas personas. Ayuda a moderar las pasiones, aportando fortaleza en momentos difíciles y la dulzura.

Por esto último es una roca ideal para quienes sufren de depresión o problemas de ira.

Siendo utilizada también para eliminar las barreras autoimpuestas por cada persona respecto a algún objetivo.

Por otra parte, la rosa del desierto cuenta con una variedad de propiedades curativas como lo es el curar enfermedades mentales y nerviosas.

Calmar los celos y la envidia, eliminar la inseguridad, eliminar el dolor e infección en vesícula y riñones, entre otros.

Alabastro

Finalmente, el alabastro es una última forma del yeso. 

Siendo una piedra muy preciada por su color y textura.

Igualmente con propiedades positivas y siendo peculiar por las distintas variedades de matices que presenta.

La principal propiedad del alabastro es el poder atraer la energía positiva a nuestras vidas.

Así como permite limpiar y purificar el alma. También ayuda a tener una agudeza mental y a mejorar la concentración.

Esta piedra también posee propiedades beneficiosas para el cuerpo pues permite que su energía se relaciones con el sistema nervioso del organismo, resultado útil para aliviar las dolencias de los músculos y huesos.